De Albacete a Santiago

De ruta por España

×

La Puerta de Alcalá, en Madrid

La Puerta de Alcalá fue una de las cinco puertas que se utilizaron para ingresar a la ciudad amurallada de Madrid cuando los viajeros llegaban desde Francia, Aragón y Cataluña. Situada junto al famoso Parque del Buen Retiro, la Puerta de Alcalá es un monumento emblemático en Madrid hoy en día, aunque la ciudad ya no está amurallada y se extiende mucho más allá de la ubicación de la puerta.

El monumento que conocemos hoy no fue la primera Puerta de Alcalá que se construyó en Madrid. Una versión más pequeña y menos gloriosa de la puerta estaba ubicada más cerca del centro de la ciudad en el siglo XVII. Cuando el rey Carlos III llegó al poder, decidió que la puerta original no iba a ser suficiente e insistió en que se construyera una nueva puerta. En 1764, la Puerta de Alcalá original fue demolida y comenzó la construcción de la nueva puerta. La Puerta de Alcalá se completó en 1769 y se inauguró oficialmente en 1778.

La puerta, que es conocida por su estilo de diseño neoclásico, es similar a muchos de los arcos triunfales romanos que se construyeron en todo el mundo. El monumento ha sido restaurado cinco veces desde su construcción original. De hecho, es conocido por ser uno de los primeros arcos triunfales construidos en Europa después de la caída del imperio romano, construido antes del Arco de Triunfo en París y la Puerta de Brandenburgo en Berlín. El nombre del monumento proviene del nombre de la ruta que va desde Madrid hasta el cercano pueblo de Alcalá de Henares, que hoy alberga la famosa Universidad de Alcalá.

La puerta, que mide 19,5 metros de altura, tiene cinco arcos en total con estatuas ornamentales en la parte superior creadas por los artistas de escultura Francisco Gutiérrez y Roberto Michel. Se ha dicho que las estatuas representan virtudes como la prudencia, la justicia, la moderación y el coraje.

Muchos hechos interesantes rodean este famoso monumento. En realidad, una vez se usó como una ruta especial para la migración estacional del ganado, lo que significa que era un paso habitual para los pastores de ovejas y sus rebaños. Otro detalle es que, durante la Guerra Civil, la puerta fue golpeada repetidamente por balas y bombas de metralla, y el daño todavía se puede ver en la puerta hoy en día. Sin duda, un lugar lleno de historia que no puedes dejar de visitar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *