De Albacete a Santiago

De ruta por España

×

Categoría: General

Viajes en la edad de la jubilación

Es un hecho que, tal y como está ahora la vida, la juventud tiene difícil eso de viajar si no es a costa de los padres, que claro, se ven en la encrucijada de pagarles los viajes de placer a los hijos mientras ellos se quedan en casa, porque pocos pueden llegar a pagar dos de ellos. Cuando estos jóvenes consiguen ser independientes y viajar por sus propios medios, quizá se pierde un poco el placer de hacerlo en una edad donde disfrutar de acampar en el campo o hacer largos paseos a pie ya se pierde, y se prefiere hacer el viaje en buenos coches y pasar las noches en hoteles de cinco estrellas. No es que no sea una buena opción, pero desde luego, cuanto mayor se hace uno, prima más la comodidad que la aventura, esto es así.

Por eso, es bastante normal que las personas esperen a hacer grandes viajes de ocio justamente una vez que están jubilados. Si además, como aquí en España, pueden gozar de algún tipo de ayuda o subvención, pues mejor que mejor, así que no es raro ver como grupos de jubilados se lanzan a la aventura a conocer nuevos lugares, disfrutando lo que antes no pudieron disfrutar por razones económicas, laborales o familiares. La verdad, a mí me da mucha alegría verlos, aunque pienso si al final no acabaré yo así, visitando todos aquellos sitios que me interesan una vez que sea un sesentón, jeje.

Lo más curioso de esta generación viajera es que, generalmente, en estos grupos audaces de gente mayor, siempre suelen ser mayoría las jubiladas. El por qué no lo tengo muy claro, parece que cuando se van cumpliendo años, la inquietud por viajar se enciende en las mujeres y se apaga en los hombres, o quizá los segundos se acomodan en casa cuando las primeras están deseando salir de ellas ahora que pueden. Generalmente esta señoras han sido amas de casa durante gran parte de su vida, y ahora no ven el momento de soltar ese cargo y ser sólo unas viejas xxx, con muchos años encima pero con el espíritu viajero de una veinteañera… ¿Quién las puede criticar por eso?

De hecho, hay muchas de estas abuelas de espíritu errante que dejan a sus maridos en casa. Algunas lo hacen obligadas, ya cansadas de que ellos pongan excusas por todo para no hacer viajes, e incluso los echan de menos en ciertos momentos. Pero otras… ¡ah, otras lo disfrutan desde el principio hasta el fin! Por fin se liberan de todas sus ataduras del día a día, y pueden ser libre aunque sea por un tiempo limitado… De hecho, algunas se liberan tanto, que hay muchos estudios en los que se muestran que, en los viajes de la tercera edad, se producen muchas infidelidades, no te digo más.

Puede que muchos piensen que el sexo en la tercera edad es un mito, pero ya ves que están muy equivocados. Y es que se entiende muy bien: un montón de señoras mayores que van a la aventura en un viaje de placer, sin ninguna atadura y con muchas ganas de pasarlo bien… ¿no es eso suficiente para elevar la líbido de cualquiera? Ellas pueden parecer mujeres mayores, pero por dentro se sienten como jovencitas a las que toda nueva experiencia las excita, así que muchas acaban cayendo en la tentación de la infidelidad, o si no, del sexo con desconocidos. Porque oye, al fin y al cabo, ¿quién se va a enterar?

Lo malo de estas canitas al aire es que luego hay que volver a la realidad de la vida diaria, con sus rutinas, responsabilidades y falta de emociones. Pero oye, como dicen por ahí, que después te quiten lo bailao, jeje.

Un viaje por nuestra alucinante geografía

No sé si en realidad alguno de vosotros ha hecho alguna vez un viaje desde Albacete a Santiado de Compostela; de ser así, casi puede considerar que ha recorrido toda la Península Ibérica, y desde aquí puedo decir que le doy mi más sincera enhorabuena y que me muero de envidia (¡sana, que no haya malentendidos!) imaginando las maravillas que ha debido de ver por esos caminos. Claro que me supongo que, a menos que sea senderista, o un verdadero friki de los viajes por carreteras nacionales, lo más seguro es que haya ido en avión, en tren o en el coche conduciendo por las autovías, así que puede que no lo haya disfrutado en el sentido en el que yo pienso. Pero, de todas formas, lo felicito, y espero hacer yo lo mismo algún día, en cuanto el tiempo y el dinero me lo permitan, jeje.

Estamos en un país que vive casi en su totalidad del turismo, mal que nos pese. Y lo más curioso es que movemos más volumen de turistas internacionales que nacionales. Dicen que nadie es profeta en su tierra, y debe ser verdad, porque poca gente conozco que se dedique a recorrer zonas de España sólo por el placer de conocer otros lugares, a no ser los famosos destinos de playa o montaña que todos conocemos. Sin embargo, me resulta curioso que siempre estemos dispuesto a hacer esto viajando a otros países, justo como los extranjeros que vienen a hacer eso mismo a aquí. ¿Estaremos perdiendo un poco la perspectiva, o qué?

Esperando el momento en que pueda hacer ese tan deseado viaje (o viajes, nunca se sabe cómo se plantearán las cosas), he decidido ir recopilando información sobre todos esos lugares por los que tendré que pasar, y cuáles serán sus mayores atractivos. Y ya que lo hacía, me pareció que era una buena idea compartir esto en un blog público, donde todo el mundo pudiera conocerlos también, y quizá meter en algunos el gusanillo de practicar turismo nacional. Pensadlo: no sólo podremos conocer mejor nuestro país y empaparnos con sus maravillas naturales y artísticas, sino que además podremos disfrutar de un tour barato, en un idioma que entendemos, y después podremos pegarnos el palo presumiendo ante los colegas. Ah, y esa es otra ventaja: como estamos en territorio nacional y es accesible para cualquiera de nosotros, quizá podáis arrastrar a tus amigos a este loco viaje por tierras españolas, ¿qué os parece?

Animaros por de pronto a visitar mi blog; después, espero que en un día no muy lejano, os animéis a visitar algunos de los lugares de los que hablamos aquí, o mejor, todos, jeje.